Tag Archives: seguridad

Sector extractivo, multinacionales y seguridad: un debate abierto e inconcluso

Publicado por Razónpublica.com , el 3 de febrero de 2013.

En un artículo reciente –“La guerrilla se ensañó con Ecopetrol”-, la Revista Dinero contabilizó en lo corrido del año 2013 dos atentados del ELN contra el oleoducto que va desde Caño Limón (Arauca) hasta Coveñas (Sucre).

El título del artículo llama la atención, pues es difícil recordar en los últimos tres años, que empresas multinacionales del sector extractivo como Pacific Rubiales, Cepcolsa y La Drummond, hayan sido objeto de atentados con artefactos explosivos a la infraestructura de transporte de crudo ó a la línea férrea, de las que son copropietarias o concesionarias.

Share

¿Es suficiente la seguridad que hemos logrado en Bogotá?

Editado y publicado por ElEspectador.com, el 26 de diciembre de 2012.

La reducción en los crímenes violentos en Bogotá que se reportó hoy, es generalizada: no sólo bajan rápido los homicidios sino los demás crímenes que afectan la integridad de las personas.

Aquí están las estadísticas en ELTIEMPO.COM.

Sin lugar a dudas Bogotá se ha encaminado por una senda virtuosa de más seguridad. Gran noticia: desde los noventa no vivíamos tales caídas en la violencia.

¿Por qué? Hay varias razones que contribuyen a esto:

  • Lo primero es la excelente gestión del general Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. La focalización de sus estrategias en la persecución del crimen organizado, sobre todo de aquel que usa la violencia, es la base y principal razón del éxito. Las gerencias que ha establecido, por delito, hacen mucho más sentido que las inefectivas gerencias por zonas que se impusieron durante el gobierno de Lucho Garzón, que eran una pantomima de descentralización en seguridad. Su seguimiento al comportamiento policial es cercano y las sanciones contundentes cuando se presentan desviaciones. La buena gestión policial sí reduce la violencia.
  • Desarme: A mi juicio, el desarme ha contribuído: estadísticamente las caídas en los crímenes violentos con armas de fuego son mayores de manera significativa que la caída de los mismo crímenes -homicidios, lesiones, atracos- sin armas de fuego. La razón está en que la restricción de armas le permite a los policías una más rápida detección de armas criminales: la restricción al porte de armas “legales” para la autodefensa o la vigilancia, hace más visibles las armas criminales. Quienes necesitan protección -para pagar nóminas en efectivo, o llevar esmeralditas- recurren a la policía por protección armada gratuita, como debe ser.
  • El plan de vigilancia comunitaria por cuadrantes: simplemente pone a los policías de vigilancia a hacer más que vigilar: los acerca a la comunidad, les lleva a reconocer información relevante de inteligencia criminal, los vuelve responsables ante los ciudadanos y sus superiores.
  • Dejan hacer: Martínez no se ha dejado enredar en disputas ideológicas absurdas con Gustavo Petro. Eso ha ayudado a que la gestión no se contamine por ideas novedosas o la búsqueda de réditos políticos como en el caso de la política de basuras.  Las pésimas ideas del Secretario de Gobierno Asprilla -sus represivos y discriminatorios toques de queda para jóvenes- sólo ocupan la policía por una noche. La centralización del cuerpo de policía y la profesionalización sirve.
  • La reducción del conflicto armado, que ha llevado a los organismos de seguridad y justicia deban preocuparse -por fín- más por su rol fundamental que es proveer seguridad y no a la distracción de pelear una guerra o protegerse del terrorismo. Las excusas para la justicia y la policía se acabaron.
  • La estabilidad en las disputas del crimen organizado: Bogotá no ha sido terreno de disputa por parte de organizaciones del crimen. En esta ciudad ya se sabe quién explota el tráfico de drogas, quién la prostitución y quién el juego. Es como si las mafias se hubieran “civilizado”. A lo cual contribuye la focalización de la acción policial en las organizaciones que usan la violencia -o las que prestan servicios de violencia, como las oficinas de cobro- pues así los criminales organizados menos violentos saben que su crimen no será “tan” perseguido.
Share

Jóven asesinado en Cali fue víctima del rencor

Jóven asesinado en Cali fue víctima del rencor | ELESPECTADOR.COM.

Hoy quería comentar más a fondo este hecho y la respuesta de la Policía Nacional.

Tal vez lo único que valga la pena añadir es que he visto como en los últimos dos años ha comenzado a erigirse una barrera -construída por la misma policía- entre la institución y los jóvenes.

No sólo ya ha generado por lo menos tres o cuatro casos de violencia letal, sino que ha separado por completo la gestión policial de los jóvenes en muchas comunas del país. Esto es difícil de ver, de medir, pero especulo que hoy día la policía está más lejos de los jóvenes que nunca.

Share

Justicia y seguridad por mano propia.

Este fin de semana dos casos de violencia llegaron a los medios masivos de comunicación. Esto no parecería algo extraordinario en el país, de no ser por las motivaciones que llevaron a las personas a ejercer dicha violencia. Los casos estremecen: el primero la masacre de 5 persona en San Jerónimo en Antioquia y el segundo el de la golpiza de un hombre a un niño en Tumaco.

Share

Catastro público para la paz

La denuncia de Daniel Coronell hoy en Semana sobre el caso de la Hacienda de los Dávila en Ginebra, Valle del Cauca, es contundente como caso de corrupción. Pero también es útil para discutir la raíz del lento desarrollo y la violencia en Colombia.

Primero, y esto ya lo han dicho desde Salomon Kalmanovitz a Hernán Echavarría Olózaga, está el hecho de que la raíz de estos problemas de Colombia ya conocidos -sobreestudiados dirán algunos- está en la baja tributación a la propiedad de la tierra, sobretodo de la gran propiedad.

No es sólo que se tribute poco por la tierra en Colombia, sino que quienes más tierra tienen, menos tributan.

Share