Tag Archives: neoparamilitares

Seguridad en la frontera Colombo-Venezolana: Un problema diferenciado regionalmente

La frontera colombo-venezolana tiene problemáticas de seguridad diferentes en cada una de las regiones que la conforman.

Desde el pasado viernes 21 de agosto, la región fronteriza colombo-venezolana entre Norte de Santander y el estado de Táchira (Venezuela) presenta una grave crisis humanitaria como resultado de la declaración del Estado de Excepción por parte del Gobierno de Venezuela, el aumento de las deportaciones de Colombianos y el cierre de la frontera.

Las políticas de Venezuela buscan hacer frente a las problemáticas asociadas al contrabando de alimentos y gasolina, y a la presencia de grupos “paramilitares” colombianos en el vecino país.

Share

Campos minados por bandas criminales

El periódico El Tiempo reporta hoy la presencia de minas antipersonal por parte de las bandas criminales o, como preferimos algunos llamarles, grupos neoparamilitares: Campos minados por bandas criminales en el el nudo de Paramillo.

Esta forma de violencia -que afecta indiscriminadamente a los civiles y está proscrita por razones humanitarias- es ya común en las zonas de cultivo y procesamiento de narcóticos, y de disputa de los neoparas con otros grupos criminales y guerrillas.

En últimas, se trata de otro de los fatales legados del conflicto; es otra forma de transformación de la violencia: aún después de su desmovilización y desarme, las formas instrumentales para ejercer la violencia propias del conflicto armado interno irregular en el que sí se vieron envueltos los paramilitares, se repiten ahora. Violencia con minas, que opera tanto con fines defensivos -de las fuerzas del Estado, que persigue los cultivos ilícitos y laboratorios de procesamiento de cocaína- como ofensivos -en las disputas con otros grupos criminales y guerrillas- en las que se victimiza a la población civil que no se pliegua a sus intereses.

Estas son las dos lógicas de la violencia transformada, que se resiste a desaparecer.

Share

Implicaciones de un timonazo en el reconocimiento de la violencia de los GPDP

Con un fallo de un juzgado de la ciudad de Medellín, se posible que se de un ¡sí! a las víctimas de la violencia de los grupos posdesmovilización paramilitar (GPDP). No solo eso; también se daría un viraje en cuanto al reconocimiento de estos grupos como parte del conflicto armado.

¿Más víctimas lograrían acceso a la Ley de Víctimas?

Ayer se conoció una decisión judicial con relación a una tutela interpuesta por la Defensoría del Pueblo y la Personería de Medellín, que estableció un importante referente judicial en materia de reparación y reconocimiento de derechos de las víctimas del conflicto armado. En ella, se ordenó a la Unidad de Víctimas incluir en el Registro Único de Víctimas y otorgar reparación por vía administrativa a cincuenta personas víctimas de un desplazamiento intraurbano en Medellín ocasionado por un GPDP o BACRIM.

Share

Semanario 29/01/2013 al 04/02/2013

¿Cómo combatir a los Grupos pos desmovilización Paramilitar?

Los grupos posdesmovilización paramilitar (GPDP) o bandas criminales (BACRIM) se han convertido en la principal amenaza a la seguridad del país.
Así lo demuestra la dinámica reciente de ejercicio de la violencia por parte de estos grupos y las formas de victimización a la población civil.
A lo anterior, se suma la falta de efectividad de las políticas de seguridad que no han logrado desmontar efectivamente estas estructuras armadas, lo que se explica por un claro desconocimiento de estos grupos.
Share

Piedemonte llanero: ¿El nuevo escenario de guerra en Colombia?

Publicado por El Espectador.com, el 2 de febrero de 2013.

 

El auge minero-energético, la revalorización de la tierra, los vacíos de poder -dejados por Víctor Carranza, Cuchillo y el Loco Barrera-, el crecimiento de la demanda de coca en nuevos mercados como Brasil, la exclusión del ELN de la negociación y la oposición de algunos frentes de las FARC al proceso de paz, son todos factores que combinados harían del Piedemonte llanero el nuevo escenario de guerra en Colombia.

Share