Paro de trabajadores en la industria de caña

El día de hoy se conoció que 600 corteros de caña del Ingenio La Cabaña (ubicado en el norte del Cauca), entraron en paro. Este paro, si bien podría considerarse como una manera en que los trabajadores expresan sus inconformidades hacia la empresa, se remonta a un proceso de luchas sindicales y de conflictos laborales que se han observado en el sector azucarero desde el año 2005.

El Ingenio La Cabaña podría evaluar tal proceso, identificar las lecciones aprendidas e implementar modelos exitosos de negociación de otros ingenios, los cuales, a todas luces producen resultados más positivos que los que presenta este ingenio.
Conflictos laborales en el sector azucareroDurante la década de los noventa, el movimiento sindical en los corteros sufrió un debilitamiento derivado de  los modelos de contratación implementados (modelos de tercerización laboral a través de empresas contratistas y cooperativas asociadas de trabajadores) y de la salida de las dos principales centrales sindicales que representaban los intereses de estos trabajadores (CTC y CGT).En 2005, los corteros de caña cesaron actividades denunciando abusos por parte de las empresas contratistas. Como fruto de este proceso, se implementó el modelo de las cooperativas asociadas de trabajo. Sin embargo, dicho modelo no solucionó los conflictos laborales y, en 2008, se presentó un nuevo cese de actividades en el que se buscaba la contratación directa por parte de los ingenios. Varios acuerdos en esta dirección fueron logrados tras el proceso de negociación entre los corteros y los Ingenios en el 2008.Ingenio La Cabaña
Si bien en este ingenio, se observó un cese de actividades en el año 2005, la solución implementada por este fue diferente a la de los demás ingenios.En él no se implementó el modelo de las cooperativas asociadas de trabajo, sino que se optó por controlar a las empresas contratistas a través de una gestión y auditoría estrecha de tales empresas.Tal vez debido a este factor o por la constante presencia de las Fuerzas Militares en los alrededores del Ingenio, fue que en 2008, los corteros de La Cabaña no entraron en cese de actividades.

En tal sentido, mientras que los demás ingenios se movían hacia la solución del conflicto laboral derivado de los modelos de contratación y de la ausencia de reconocimiento de los corteros como un grupo de interés clave en la operación de estas empresas, este ingenio mantuvo las prácticas que generaron el cese de actividades de 2005.

Lecciones aprendidas
Del conflicto observado en 2008 y de los acuerdos entre los ingenios existen varias lecciones aprendidas que ayudaron a resolver el conflicto. Estas son:

1.   Establecer canales de comunicación directos entre corteros y los ingenios fue clave en la solución del conflicto. El sentarse a discutir sobre la problemática y expresar las demandas directamente, fue un insumo determinante para poder llegar a acuerdos sobre los diferentes modelos de contratación y sobre las problemáticas que cada uno conlleva.

2.   Reconocer a los corteros como un grupo de interés fundamental en la operación de los ingenios y vincularlos directamente a las empresas fue otro factor determinante en la solución de esta problemática.

3.   No estigmatizar políticamente, ni criminalizar judicialmente la protesta, pues esto puede generar desconfianza entre las partes involucradas en la situación conflictiva. Además, se deben evitar a toda costa los mecanismos para disuadir violentamente la protesta. En este sentido, el rol del Estado debe ser más Ministerio del Trabajo y menos ESMAD.

4.   Los trabajadores deben evitar las vías de hecho y promover el diálogo como mecanismo para expresar sus inconformidades. Esto ayudará a evitar riesgos de victimización y estigmatización de la protesta sindical.

5.   La mediación o el acompañamiento de un tercero imparcial en los procesos de negociación y de solución pueden ayudar a reconstruir la confianza entre las partes, papel que en 2008 desempeñó la Universidad Javeriana de Cali.


Un análisis más detallado sobre la situación conflictiva y los mecanismos usados para solucionar dicho conflicto se encuentran en el estudio de caso “Ganar es cuestión de método: lecciones aprendidas del conflicto laboral en el sector azucarero del Valle geográfico del rio Cauca“, realizado por CERAC en el último año.

En tal sentido, este es un llamado tanto a los dirigentes del Ingenio La Cabaña para que incluyan dentro de su estrategia de solución del conflicto las lecciones aprendidas de la situación de 2008, como para los dirigentes sindicales para que eviten las vías de hecho. Más si tenemos en cuenta que este tipo de situaciones pueden devenir en acciones violentas y en la estigmatización y victimización del movimiento sindical, como ya ha ocurrido.
Share