Monitor del Cese el Fuego Bilateral y Temporal con el ELN

Reporte mensual número 1, noviembre 3 de 2017

Periodo de monitoreo: del 1 al 31 de octubre de 2017

Primer mes del cese el fuego bilateral: primera acción violatoria en Chocó por parte del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez

  • Transcurrido el primer mes desde el inicio del cese, CERAC ha registrado una violación del cese el fuego con el ELN, con corroboración y aceptación de los hechos por parte de esa guerrilla.
  • Se registraron cinco reportes de acciones violentas atribuidas al ELN sin una confirmación de la responsabilidad de esta guerrilla en tales hechos. En estas acciones dos civiles murieron, dos fueron secuestrados, tres se encuentran desaparecidos y al menos 309 tuvieron que desplazarse forzadamente.
  • Adicionalmente, se registraron otras cinco acciones violentas en zonas de presencia violenta del ELN, las cuales deben ser verificadas para descartar la responsabilidad de este grupo en estos hechos.
  • El periodo comprendido entre el 1° y el 24 de octubre (día anterior a la violación del cese) es el periodo más largo de días consecutivos sin el registro acciones ofensivas del ELN de los últimos cinco años.
  • Desde el inicio del cese no se han reportado combates con participación del grupo guerrillero. Este número consecutivo de días sin el registro de enfrentamientos armados de esta guerrilla no se había observado desde el mes de enero del año 2015.
  • Las acciones ofensivas del ELN se redujeron un 91% y las muertes causadas en esas acciones un 50%, frente al promedio mensual del último año.

El Cese a monitorear

El pasado 1º de octubre a las 00:00 horas se inició el Cese el Fuego Bilateral y Temporal (CFBT) entre el Gobierno y el ELN, en el cual se suspendieron las acciones ofensivas, los ataques del ELN y las operaciones militares de la fuerza pública en contra de esta guerrilla. Esta medida bilateral fue acordada con el objetivo de mejorar la situación humanitaria de la población civil en las zonas en las que el ELN  ejerce presencia violenta.

Hasta el momento no se han presentado públicamente los protocolos que rigen dicho cese y tan sólo se conoce información fragmentada que los jefes de las delegaciones han manifestado en medios de prensa.

Por ello, el proceso de monitoreo del cumplimiento del cese que realiza CERAC se hace con base en una síntesis de dichas comunicaciones, y sólo para los compromisos que pueden ser monitoreados. En esta tabla se resume tal información y es la base de este monitoreo. Véase también la nota metodológica de monitoreo al final de este reporte.

Compromisos de ambas partes

Cumplidos

  • “No entrar en contacto armado entre las unidades de la fuerza pública y las estructuras del ELN”.
  • “No obstaculizar misiones médicas y humanitarias y la atención de enfermos graves y heridos”.

Durante el cese no se han registrado combates entre la fuerza pública y este grupo guerrillero. Durante el periodo de monitoreo se completaron 31 días consecutivos en los que no se reportaron enfrentamientos armados con participación de esta guerrilla. De hecho, la última ocasión en la que se registró un período de tiempo así de largo, sin que se presentaran combates, fue en enero del año 2015.

Compromisos del ELN

Cumplidos

  • “Suspender todo atentado contra la infraestructura del país, incluido naturalmente los oleoductos”.
  • “Suspensión de enrolamiento de menores con edades inferiores a las mínimas autorizadas por el Derecho Internacional Humanitario”.
  • “Abstención de instalar artefactos antipersonales que de cualquier manera puedan poner en peligro la integridad de la población civil”.
  • “No permanecer armados o uniformados en centros poblados, ni interferir en los procesos electorales”.
  • “No transitar con unidades armadas o uniformadas por vías primarias y secundarias”.
  • “No obstaculizar los movimientos y demás acciones al MV&V”.

No cumplidos

  • “Suspender cualquier secuestro contra ciudadanos nacionales o extranjeros”.
  • “Suspender temporalmente distintas acciones, propias de la guerra de guerrillas y de una fuerza insurgente”.

El pasado 25 de octubre, en zona rural de Alto Baudó, Chocó, miembros del ELN asesinaron a Aulio Isarama Forastero, Gobernador indígena del Resguardo Dubaza Ancozó de la comunidad Embera Dobidá. Esta situación fue denunciada por la Organización Indígena de Colombia (ONIC). El 29 de octubre el frente de Guerra Occidental Omar Gómez del ELN publicó un comunicado en el que aceptó la autoría del secuestro y el posterior asesinato del Gobernador Indígena. Según el comunicado, el frente de Guerra manifestó que “se tenía conocimiento de que el señor Aulio tenía relación con la inteligencia militar”, por lo cual, se “procede a detenerlo para investigarlo”, “ya detenido y en camino al lugar del interrogatorio, el Gobernador se niega a caminar y se abalanza sobre uno de nuestros guerrilleros, con el trágico desenlace conocido”.

Esta acción supone una violación a los compromisos de “Suspender temporalmente distintas acciones, propias de la guerra de guerrillas y de una fuerza insurgente” y de “Suspender cualquier secuestro contra ciudadanos nacionales o extranjeros”.

Al respecto, Rodrigo Rivera, Alto Comisionado para la Paz, señaló que “según lo previsto en los protocolos que rigen el cese al fuego, la Mesa Pública de Conversaciones evaluará los incidentes graves. Ningún incidente por sí mismo será causa de ruptura del Cese al Fuego de forma unilateral y automática”.

Como ya lo había señalado CERAC, Chocó es una de las zonas que concentra los mayores retos para el cumplimiento del cese el fuego, y para la provisión de garantías de seguridad por parte de las autoridades. Actualmente las zonas del Bajo Atrato y el Alto, Medio y Bajo Baudó enfrentan un elevadísimo riesgo de seguridad para la población, por los altos niveles de violencia de conflicto que han ocasionado, a su vez, graves impactos en la situación humanitaria en materia de eventos de desplazamiento forzado, confinamientos y restricciones a la movilidad, tal como lo ha denunciado reiteradamente la Defensoría del Pueblo.

Debe recordarse que el pasado 5 de octubre, días antes de la muerte del Gobernador Indígena Aulio Isarama Forastero, el Frente de Guerra Occidental del ELN manifestó, mediante un comunicado, que “se ha incrementado la presencia militar”, por lo que se ha “generado un ambiente adverso para el CFBT”, afectando “el normal desarrollo de los planes durante el cese, entre ellas, recibir a la Delegación de Diálogos del ELN, para la pedagogía y socialización del proceso en Quito”.

Compromisos del Gobierno

Cumplidos

  • “No comprometer la seguridad y la integridad física de los integrantes del ELN que hagan parte del MV&V”.

Durante el periodo de monitoreo no se conocieron reportes de hechos en los que la fuerza pública comprometiera la seguridad o integridad física de integrantes del ELN.

Presuntas violaciones durante el periodo de monitoreo no confirmadas por las autoridades

Desde el inicio del CFBT se registraron cinco acciones violentas que distintas fuentes le atribuyeron al ELN, pero ninguna de ellas provino de manera oficial del Gobierno, del ELN o del MV&V. En estas acciones murieron dos campesinos, tres se encuentran desaparecidos y dos civiles fueron secuestrados. Estos son los hechos:

  • El 29 de octubre fueron asesinados dos campesinos en zona rural de Nóvita en Chocó. El hecho fue denunciado por los habitantes del municipio, quienes le manifestaron al Ejército que los responsables serían integrantes del ELN. Al respecto, el General Mauricio Moreno, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, confirmó que se envió a la zona un grupo de militares con el fin de verificar estos hechos.
  • El 24 de octubre fue secuestrado un transportador informal urbano, en zona rural de Convención, Norte de Santander. Posteriormente esta persona fue rescatada en el marco de una operación militar realizada por el Ejército, en zona rural de El Carmen, mismo departamento. En dicha operación fue capturada una persona que se identificó como miembro del frente Camilo Torres Restrepo del ELN. Así mismo, la víctima confirmó que había sido secuestrada por miembros del ELN. Según el Ejército, toda la información ya fue entregada al MV&V para que determine si existe responsabilidad del ELN en este hecho.  
  • El 7 de octubre fue secuestrado Jhon Eriberto Isarama Forastero, docente del Resguardo Indígena Catrú, Dubaza y Ancoso, en zona rural del Alto Baudó en Chocó. La denuncia fue realizada por la Mesa Indígena del Chocó, quien atribuyó este secuestro a integrantes del frente Resistencia Cimarrón del ELN.  
  • El 29 de octubre fue denunciada, ante la Defensoría del Pueblo, la desaparición de tres personas en el departamento del Chocó. Los familiares de las víctimas denunciaron el hecho y le atribuyeron la responsabilidad al ELN. A raíz de esta denuncia se realizó un consejo de seguridad extraordinario, en el que participaron las autoridades civiles y militares del departamento. La Defensoría del Pueblo informó que ya notificó los hechos al MV&V.
  • El 30 de octubre fue denunciado el desplazamiento de al menos 309 personas pertenecientes al Resguardo Indígena Catrú, Dubaza y Ancoso, hacia zona rural del Alto Baudó, por presuntas amenazas realizadas por miembros del ELN. La denuncia del hecho fue realizada por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Acciones que no han sido atribuidas a las FARC y que se han presentado en zonas con presencia violenta del grupo guerrillero

En el último mes se registraron cinco acciones violentas que, si bien no fueron atribuidas al ELN, se realizaron en municipios en los que existe presencia violenta reciente del grupo guerrillero y, por tanto, deberían ser, a juicio de CERAC, objeto de verificación para descartar la eventual responsabilidad de ese grupo en ellas. En estas acciones murieron dos personas.

  • Fue hallado, en zona rural de Convención, Norte de Santander, el cuerpo sin vida del comerciante Jorge Elí Sanguino, quien había sido secuestrado por desconocidos el pasado 10 de agosto. Se desconoce cuál fue el grupo responsable del secuestro y si la víctima murió en cautiverio.
  • Integrantes de un grupo armado no identificado hostigaron con arma de fuego la estación de Policía de San Calixto, mismo departamento. No hubo reporte de víctimas.
  • Fueron incendiados dos vehículos de transporte de carga en el corregimiento de Tutunendo, de Quibdó, Chocó. No hubo reporte de víctimas.
  • 24 indígenas se desplazaron forzadamente desde la zona rural hacia la cabecera municipal de Arauca, por amenazas de muerte realizadas por desconocidos. Esta situación fue denunciada por Mercedes Rincón, Secretaria de Gobierno y Seguridad Ciudadana de ese departamento.
  • En Ricaurte, Nariño, fueron atacados con arma de fuego dos ex integrantes de las FARC, ambos pertenecientes a la comunidad indígena Awá. Uno de ellos, Juan Pablo Guanga murió y el otro, Orlando García Guanga, resultó herido.
Nota metodológica del monitoreo del CFBT

CERAC ha hecho un esfuerzo con la debida diligencia, para la preparación de este reporte y el uso de la información en la que éste se basa. En materia de información, CERAC aplica metodologías de recopilación, inclusión, procesamiento y análisis con estándares aplicables para el análisis de conflictos y el registro de todas las víctimas en contextos de conflicto armado.

Dado que no se conocen los protocolos oficiales que rigen el CFBT, CERAC ha sintetizado el comunicado conjunto, reportes de prensa de las partes e información de prensa no confirmada por las partes sobre los compromisos adquiridos. CERAC clasificó estos compromisos asignándoles una probabilidad de monitoreo y diferenció aquellos que tienen ambas partes, de los que sólo asume el Gobierno, y de los que sólo asume el ELN. Para conocer la matriz de Compromisos para monitorear el cese bilateral con el ELN, haga click aquí.

Para realizar nuestro reporte observamos dos tipos de eventos:

  • Eventos violentos: acciones de carácter intencional en las que se incumplen compromisos adquiridos en el CFBT y se causa daño asociado a tal acción.
  • Accidentes: acontecimientos no deseados, en los que se causa daño asociado al evento.

A partir de los eventos registrados, CERAC identifica cuáles de estos constituyen violaciones, las cuales pueden ser de dos tipos:

  • Violaciones al Cese el Fuego: acciones que implican incumplimiento del compromiso de cesar las acciones ofensivas entre la fuerza pública y el ELN.
  • Violaciones a las compromisos del Cese el Fuego Bilateral y Temporal: acciones que implican incumplimiento a las compromisos establecidos en los protocolos conocidos públicamente, pero que no suponen una acción de tipo violento.

Declaración de financiación y de inexistencia de conflictos de interés

Este reporte ha sido preparado con fondos propios de CERAC. No cuenta con financiación externa: CERAC no recibe dinero o recursos materiales del Gobierno Nacional ni de ningún otro gobierno o entidad pública o privada, para conducir sus labores de análisis y monitoreo del conflicto armado interno y la seguridad en Colombia.

Ninguna de las actividades de CERAC o de sus trabajadores o contratistas supone un conflicto de interés que afecte la integridad, la independencia o los estándares con los que ha sido preparado este reporte. CERAC ha solicitado a sus trabajadores y contratistas que revelen si tienen algún conflicto de interés relacionado con la preparación de este reporte o las tareas asociadas. CERAC no actúa en representación o en favor de ningún interés económico o político que pueda afectar los contenidos o la integridad de sus reportes.

AVISO LEGAL

El presente documento, elaborado por CERAC- Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, tiene carácter divulgativo y contiene datos, opiniones o estimaciones referidas a la fecha del mismo, de elaboración propia o procedentes o basadas en fuentes que consideramos fiables, sin que hayan sido objeto de verificación completa por CERAC. CERAC, por tanto, no ofrece garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Las estimaciones, proyecciones y opiniones que este documento puede contener han sido realizadas conforme a metodologías generalmente aceptadas y deben tomarse como tales, es decir, como previsiones o proyecciones.

Share