Femicidio: Un problema global

El Small Arms Survey (SAS) publicó una nueva Nota de Investigación sobre femicidio – Femicide: A Global Problem, que examina de manera concisa las formas de violencia letal contra las mujeres. El documento se basa esencialmente en los hallazgos y los datos de homicidios desagregados, compilados en el Capítulo 4 de la reciente publicación de la Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y el Desarrollo (DG), La carga global de la violencia armada: encuentros letales.

Femicidio – en el contexto de esta investigación – se define como ‘cualquier homicidio con una victima de sexo femenino’. Si bien esta definición diluye el contenido más político-legal de las muertes de mujeres por razones ligadas a su género, un enfoque amplio permite mejorar la comparabilidad de datos desagregados a nivel global.

En el mundo, se estima que alrededor de 66,000 mujeres y niñas son víctimas de homicidios cada año, para el período comprendido entre 2004 y 2009. Esto es cerca del 17% – o cerca de un quinto – de todas las víctimas de homicidios en un año para el período examinado.

Más de la mitad de los países que sufren niveles de violencia contra la mujer altos o muy altos – es decir, mayores de 3 muertes por cada 100,000 habitantes – se encuentran en América Latina y el caribe: 4 países en el Caribe, 4 países en América Central, y 6 países en América del Sur. Los cinco países que sufren de la mayor tasa de femicidios en el mundo son, en orden descendiente: El Salvador (con una tasa de 12 femicidios por 100,000 habitantes), Jamaica (10.8), Guatemala (9.7), África del Sur (9.6) y la federación Rusa (9.2) -vea el gráfico entero aquí-.

La Nota de Investigación también identifica patrones específicos en las tasas de femicidios a nivel global. En países con menores tasas de homicidio general (victimas masculinas y femeninas), las mujeres representan una mayor parte de las víctimas – alrededor de 66 femicidios por cada 100 víctimas masculinas – que en países afectados por altos y muy altos niveles de violencia – con 16.3 y 12.5 víctimas femeninas por cada 100 victimas hombres. Sin embargo, y a pesar de esta baja participación en el total de las victimas de la violencia homicida, es en estos mismos países que – en comparación global – más mujeres mueren de manera violenta.

Existen cada día más fuentes de datos para examinar e investigar las circunstancias, los perpetradores, y los instrumentos usados en casos de femicidios. Sin embargo, quedan aún muchas vacíos por cubrir. Para mejorar la seguridad de las mujeres alrededor del mundo, la información precisa y los datos desagregados son claves para comprender plenamente las características del femicidio y desarrollar respuestas y políticas públicas certeras y basadas en evidencia.

Share