El cese al fuego unilateral de las FARC reduce la violencia a mínimos históricos

Semanario Número 3, 2015
Monitoreo de Cese al Fuego unilateral de las FARC.

Período de observación y análisis: del 20 de diciembre de 2014 al 20 de enero.
Fecha: 20 de enero de 2015.

Al cumplirse el primer mes de cese al fuego unilateral y condicionado de las FARC, CERAC no ha registrado en su monitoreo de violencia ningún evento ni situación ofensiva violatoria, atribuible a este grupo guerrillero. Los niveles de actividad violenta del conflicto interno -así como otras formas de violencia- son los menores registrados por CERAC desde 1984.

  • Desde mediados de los años ochenta, CERAC no registraba nulos niveles de actividad de las FARC en un periodo de un mes corrido.
  • Los niveles de victimización asociados al conflicto armado también están en mínimos históricos: esta afirmación es válida para muertes y personas heridas, tanto civiles como miembros de la fuerza pública, grupos pos desmovilización paramilitar (GPDP) y combatientes guerrilleros. Las cifras de victimización indican que se presentaron 8 víctimas mortales del conflicto armado, 5 civiles y 3 de la fuerza pública.
  • No se ha registrado durante el mes de cese al fuego de las FARC, ataque violento alguno contra la población por parte de grupos armados.
  • No se ha registrado durante este período ataque alguno contra la infraestructura económica por parte de grupos armados. Esta afirmación es válida para infraestructura petrolera (pozos, oleoductos, carrotanques, equipos de exploración), puentes, carreteras, viaductos, torres de conducción de energía, gasoductos, infraestructura de comunicaciones electrónicas o infraestructura de generación de energía.
  • Se ha presentado un nivel sostenido de amenazas todas las cuales han sido atribuidas a grupos neoparamilitares, algunos de los cuales se catalogan como grupos violentos pos desmovilización paramilitar. En particular, las “Águilas Negras” y el “Clan Úsuga” han sido responsables de amenazas tanto colectivas como individuales, todas con carácter político.
  • Los niveles de violencia armada asociada al crimen organizado o violencia instrumental han registrado igualmente un apreciable descenso: esta afirmación la hace CERAC con base en su monitoreo de prensa y demás fuentes; si bien no contamos aún con cifras oficiales actualizadas que permitan corroborar nuestra apreciación, nuestros estimativos iniciales así lo indican. Sólo se ha presentado un caso de asesinato colectivo con dos víctimas. No se registró en este período ningún caso de masacre.
  • Si bien la fuerza pública sí registra actividad en contra de grupos guerrilleros y GPDP, los niveles de actividad han sido muy inferiores a los promedio de un mes o durante la temporada de fin de año. La mayor parte de los operativos de la fuerza pública han sido de carácter judicial (esto es, en desarrollo de operaciones conjuntas y por orden de la Fiscalía) y se concentran en los departamentos de Arauca, Caquetá, Meta y Nariño. No se registraron operaciones militares de carácter estratégico o táctico que puedan ser catalogadas como ofensivas militares, con la sola excepción de la operación contra la columna móvil “Teófilo Forero” de las FARC, operación que tiene continuidad desde antes del 20 de diciembre pasado.
  • Estos bajos niveles de actividad se dan pese a que no existen denuncias documentadas, de reducción del operativo de protección de las comunidades o la infraestructura por parte de la fuerza pública, ni denuncias documentadas por omisión de acción de la fuerza pública.
  • Las FARC han denunciado múltiples eventos ofensivos de la fuerza pública, pero ninguno de tales eventos mencionados por las FARC, tienen ese carácter ofensivo. La gran mayoría de tales eventos no pudieron ser corroborados por CERAC en otras fuentes de su monitoreo. Sólo tres víctimas mortal en combates con el Ejército, pudieron ser corroboradas efectivamente por CERAC en fuentes oficiales.
  • Otros grupos de conflicto, en particular el ELN, han aprovechado este período de cese al fuego para hacer notar su capacidad violenta.
  • Se han presentado 5 eventos violentos ofensivos que requieren verificación por parte de organismos judiciales para que se logre determinar el grupo responsable. Todos ocurrieron en áreas de operación de FARC y ELN.
  • Se registraron 3 víctimas (heridos) de minas antipersonal, 1 civil y 2 miembros de la fuerza pública, un nivel muy inferior al promedio mensual.
  • Las FARC estuvieron envueltas en 3 acciones de combate con 3 víctimas mortales (1 del ejército). En estos enfrentamientos no se tiene conocimiento sobre cuál fue el grupo que tuvo la iniciativa.
  • Se han registrado 20 eventos atribuidos a otros grupos armados de conflicto, en su mayoría al ELN (4) y a GPDP (4). En estos eventos se han reportado 8 muertos, de ellos son 5 son civiles; 2 son miembros de la Policía y 1 más pertenecía al Ejército.

Situaciones potencialmente violatorias del cese que requieren verificación.

CERAC registró dos eventos ofensivos durante el cese unilateral el cual si bien ha sido atribuido a las FARC requiere ser verificado por las autoridades, después de que la misma Policía negara su autoría.

6 de enero: En Yarumal, Antioquia, circuló un panfleto firmado por las FARC donde amenazan al alcalde local, a varios funcionarios de la alcaldía, y a los maestros del colegio San Luís. Al respecto, el comandante de la Policía de Antioquia, coronel Ramiro Riveros, aseveró que están realizando las investigaciones correspondientes para determinar la autenticidad del panfleto, la cual el mismo Coronel puso en duda.

Igualmente, se presentó una amenaza contra la representante María Fernanda Cabal, cuya autoría fue negada por las FARC públicamente y por tanto consideramos de autoría disputada.

Finalmente, un soldado que fue secuestrado por las FARC en medio de un combate en Santander de Quilichao, Cauca, antes del inicio del cese al fuego, fue liberado en el período del cese, generando una situación temporal de violación de los derechos del soldado.

 

Consulte aquí, el primer reporte de cese al fuego unilateral del pasado 26 de diciembre, aquí el segundo reporte del 31 de diciembre y aquí el tercer reporte del 9 de enero.

Análisis:

El cese al fuego unilateral de las FARC ha contribuído de manera definitiva a una reducción de la violencia de carácter histórico en Colombia. Tal reducción se ha presentado en diferentes formas de violencia directamente asociadas al conflicto como indirectamente asociadas y próximas a él. Si bien no se ha dado un cese bilateral formal, la ausencia de un despliegue ofensivo táctico o estratégico de las Fuerzas Militares en contra de las FARC u otros grupos, en coincidencia del cese de las FARC, ha generado un cese al fuego “virtual” de carácter bilateral.

De sostenerse, esta reducción de la violencia, ella puede contribuir a generar un espacio favorable a la refrendación y adopción de los acuerdos por parte de la ciudadanía, aún escéptica acerca de la importancia y futuro del proceso de negociación. Todo proceso de terminación negociada de un conflicto armado interno enfrenta la gran dificultad de lograr un apoyo mayoritario en la población, más aún cuando requiere ser refrendado en las urnas para ganar legitimidad y para hacer sólida la adopción de medidas asociadas a la justicia de transición. La base para superar esta dificultad en Colombia podría ser la reducción sostenida de la violencia guerrillera. Finalmente, frente al proceso de paz, la cesación de la violencia por parte de la guerrilla también ha mejorado la confianza en la voluntad negociadora de las FARC, gravemente mellada por el episodio del secuestro del general Alzate, particularmente en las Fuerzas Militares y grupos opuestos a la negociación.

Los beneficios en materia de seguridad se han extendido más allá de la violencia guerrillera directamente asociada al conflicto, y – aun cuando es aventurado lanzar este tipo de hipótesis – han redundado en reducciones de otras formas de violencia, incluso la violencia criminal. Diversos mecanismos pueden explicar este fenómeno: en primer lugar, la mayor capacidad operativa de la fuerza pública; en segundo lugar, el mayor riesgo para otros grupos violentos ante una mayor visibilidad en la conducción de operaciones ofensivas.

Un tercer beneficio de la reducción de la violencia durante el cese, es aquel en los diálogos exploratorios con el ELN. En su V Congreso, el 7 de enero, el ELN anunció que podrían dejar las armas en favor de la paz, y comenzar los diálogos con el Gobierno Nacional, que se han venido entablando de manera exploratoria desde enero 2014. Hoy mismo anunció su disposición a cumplir con un cese al fuego bilateral. De tal forma, el cese al fuego unilateral de las FARC podría adelantar un circulo virtuoso, ya que la aceleración de los diálogos con la FARC podría llevar a un fortalecimiento paralelo de las perspectivas de paz con el ELN.

En términos políticos, el cese al fuego unilateral también ha generado un beneficio a la coalición de gobierno empeñada en la negociación, al validar con efectos materiales percibidos por la población y el sistema productivo, los beneficios de ella. Un perdedor neto, por lo menos en términos de protagonismo político, ha sido el Centro Democrático, partido que no ha logrado articular una oposición creíble a la medida unilateral de las FARC, en vista de que sus predicciones de un rápido colapso de tal cese al fuego y un escalamiento de las actividades criminales al amparo del cese al fuego no se han materializado.

Ahora bien, no quiere decir esto que la coyuntura esté exenta de riesgos. En primer lugar está la paradoja de la fragilidad en la que se encuentra el proceso por la ausencia de violencia: nunca el proceso ha sido tan vulnerable a un atentado de corte terrorista (indiscriminado y de alto impacto). En segundo lugar, está el dilema cierto en el cual ha sido sumido el gobierno colombiano por la unilateralidad condicionada de este acuerdo, al cual, hasta el momento, ha logrado escapar el gobierno con resultados positivos. No es improbable que ante el primer hecho violento la oposición al gobierno y al proceso “cobre” este evento causando daño tanto al gobierno como al proceso. Finalmente, surgen innumerables dudas en términos del camino hacia la formalización de un cese bilateral, tal y como lo ha prometido el Gobierno: ¿Se producirá antes, de manera simultánea con o después de la firma de los acuerdos? ¿Qué tipo de violencia y criminalidad incluye? ¿Existe la capacidad de respuesta judicial y la confianza en los mecanismos institucionales (judiciales y de policía) de verificación de eventuales violaciones?.

Todos estos interrogantes, serán despejados en el futuro cercano por rápidos acontecimientos que se desatarán en el mes de febrero. CERAC espera que -a diferencia de otros analistas y centros de estudios- la reducción de la violencia se mantenga en el futuro cercano, y sólo colapse eventualmente el cese al fuego unilateral en presencia de un evento ofensivo de gran escala por parte de unidades de las FFMM opuestas al proceso de negociación en desacato de la línea del mando institucional. No esperamos que operaciones ofensivas selectivas de la Fuerza Pública (como aquellas desarrolladas contra la columna móvil Teófilo Forero, o en desarrollo de órdenes judiciales) lleven a las FARC a romper el cese al fuego. Tampoco esperamos que las FARC suspenda unilateralmente el cese al fuego sin razón aparente, pues este le ha permitido un control estricto de sus tropas y sus operaciones, mayor a aquel con el que contaba esta guerrilla. Los beneficios del cese de actividades violentas (reentrenamiento, politización, control de inventarios y activos militares, mayor capacidad de negociación) superan por ahora los costos (deserciones, desmoralización, infiltración y desarticulación por rentas criminales).

El principal riesgo en todo caso surge de la permanente presencia de actividades extorsivas y de extracción de rentas que pueden ser interpretadas como una violación al cese al fuego unilateral y desatar operaciones militares y de policía que provean una excusa para romper el cese autoimpuesto.

No vemos como un evento probable una declaración de cese al fuego formal en el corto plazo, sino como producto de un acuerdo del tercer punto en la agenda de las FARC, el de terminación del conflicto, con una hoja de ruta de implementación que se inicie con la formalización paulatina del cese al fuego bilateral, suponiendo una concentración previa y una declaración pública simultánea de abandono de la violencia por parte de las FARC.

Tal cese al fuego bilateral tendría una implementación previa a la refrendación de los acuerdos e incluso previa a la culminación de los puntos finales de la negociación, contribuyendo en este caso a hacer irreversible el proceso por el alto costo político que impondría a la violencia guerrillera.

Eventos de importancia durante el período de observación:

  • (20.12.2014) FARC Declaran cese al fuego unilateral y indefinito; FARC declare unilateral and indefinite ceasefire.
  • (22.12.2014) Capturado “Jorge Tarro”, máximo jefe de “los Urabeños” en el Bajo Cauca.
  • (24.12.2014) Combate entre el Ejército y las FARC en Vigia del Fuerte; este evento señalado por las FARC se constituiría en una acción ofensiva que podría ser interpretada por la guerrilla como una violación de la condicionalidad que las mismas FARC impusieron a su cese al fuego. Tal acción, sin embargo, no ha sido registrada en las fuentes que se monitorean en CEARC.
  • (26.12.2014) Las FARC liberan al soldado Becerra, que habia sido capturado el 19.12.2014 durante un combate contra el Ejército.
  • (31.12.2014) Alias Ricardo, segundo cabecilla de la Compañía Ayiber González de la Columna Móvil Teófilo Forero, fue capturado por las Fuerzas Armadas. Las FARC denuncian el ataque, sin embargo, eso no conduce al fin del cese al fuego.
  • (06.01.2015) Santos sanciona ley 1745 para refrendar acuerdos de paz.
  • (7.01.2015) El ELN, durante su V Congreso, anuncia que tiene disposición de dejar las armas.
  • (08.01.2015) Las FARC invitan el ELN a forjar unidad ELN y abandonar la lucha armada.
  • (15.01.2015) Santos ordena discutir el cese al fuego bilateral y definitivo con las FARC.
  • (18.01.2015) Ex-jefe del ELN asegura que gobierno y ELN formalizaran el inicio de diálogos de paz en “un par de meses” después de casi un año de conversaciones exploratorias.
  • (19.01.2015) El ELN pide cese al fuego unilateral al gobierno.

De acuerdo a lo anunciado por las FARC, la condición para que el cese unilateral al fuego y hostilidades sea indefinido es que la Fuerza Pública no realice operativos ofensivos en su contra. Este grupo guerrillero ha denunciado 16 acciones militares en contra de campamentos y áreas de influencia de diversos frentes, que consideran son ofensivos y han generado “inminencia de combates”, dos combates y una emboscada.

Ninguno de estos hechos denunciados por las FARC han sido confirmados por la Fuerza Pública ni han podido ser corroborados por CERAC en otras fuentes.

Según las FARC, en 28 días se presentaron 16 de acciones ofensivas en su contra por parte de la Fuerza Pública en regiones donde actúan varios frentes de esta guerrilla.

  • 22 de diciembre 2014: La Uribe, Meta, el ejército bombardeó dos campamentos de las FARC en el cañón de los ríos Guayabero y El Tigre. Sin víctimas registradas.
  • 22 de diciembre 2014: La Uribe, Meta, el ejército bombardeó dos campamentos de las FARC en el cañón de los ríos Guayabero y El Tigre. Sin víctimas registradas.
  • 26 de diciembre: La Uribe, Meta en una operación de desembarco, tropas del ejército ametrallaron la casa del campesino Aldemar González Álvarez, en la vereda La Primavera, causando daños materiales. Sin víctimas registradas.
  • 28 de diciembre: Bajo Cauca, el Ejército realizó operativos contra el frente 18, quedando una guerrillera herida.
  • 28 y 29 de diciembre: Meta, patrullas del Ejército realizaron operativos contra el frente 55, sobre la meseta de los ríos Leiva y Guayabero ubicada entre los municipios de La Macarena y La Uribe. No se registraron víctimas.
  • 30 de diciembre: Mesetas, Meta, aeronaves del ejército efectuaron bombardeo y desembarco de tropas, en el resguardo indígena de Ondas del Cafre. Sin víctimas registradas.
  • 30 de diciembre: Ituango, Antioquia, se produjo enfrentamiento entre guerrilleros y el Ejército en momentos en que se disponían a realizar una acción ofensiva contra un campamento guerrillero. No se registraron víctimas.
  • 31 de diciembre: La Montañita, Caquetá, unidades del Ejército se desplazaron hacia los campamentos del 15 Frente, ubicados en el corregimiento de La Unión Peneya. Se presentó inminencia de combates.
  • 31 de diciembre: Urrao, Antioquia, el Ejército realizó operativos contra campamentos del frente 34 ubicados en el corregimiento Mandé. Sin víctimas registradas.
  • 31 de diciembre: Urrao y Vigía del Fuerte, Antioquia,aviones y helicópteros de la Fuerza Pública ametrallaron y lanzaron bengalas sobre la región del río Curbatá y la Loma de Murrí, entre ambos municipios. No se registraron víctimas.
  • 1 de enero 2015: Meta, el ejército, realizó un operativo armado contra un campamento de la Columna Jacobo Arenas, cayendo en varios campos minados; se generaron combates en los cuales murieron 6 militares y un guerrillero herido. Según las FARC, el combate se dió en acción defensiva.
  • 1 de enero 2015: San José del Guaviare, Guaviare, aeronaves del Ejército ametrallaron nuevamente la zona de El Trapiche. Sin víctimas registradas.
  • 3 de enero: Mesetas, Meta, unidades del Ejército que había desembarcado el pasado 30 de diciembre en Ondas del Cafre, cayeron en una emboscada y campo minado, quedando 4 militares heridos. Hubo posteriormente bombardeos aéreos en la zona por parte del Ejército por varias horas.
  • 4 de enero: Guaviare, desembarco de unidades del Ejército y Policía en Salto Gloria, en área del primer Frente de las FARC.
  • 5 de enero: Sin localización registrada. El Ejército bombardeó, ametrallo y desembarcó tropas en proximidades de unidades de las FARC. En la acción resultó herido un guerrillero.
  • 5 de enero: Cauca: el Ejército inició operativos contra la columna Jacobo Arenas de las FARC. Sin víctimas registradas.

Violencia de conflicto

Acciones unilaterales:

En el período se presentaron 14 acciones unilaterales con 8 víctimas, ninguna mortal, 8 heridos; de ellos 1 son civiles.

30 diciembre: En Villa del Rosario, Norte de Santander, guerrilleros del ELN emboscaron con un artefacto explosivo una patrulla de la Policía. En el hecho resultaron heridos 6 policías. Esta acción estaba inicialmente sin atribución definida debido a que en la zona hay presencia de las FARC y del ELN, sin embargo, el ELN confirmó su responsabilidad.

6 de enero: En Cúcuta, Norte de Santander, circularon panfletos firmados por ‘Los Urabeños’ y ‘Los Rastrojos’ con amenazas a los pobladores de tres barrios de esta ciudad.

6 de enero: En Barbosa, Santander, ‘Los Rastrojos’ amenazaron a más de 40 personas acusadas de ser delincuentes.

11 de enero: Quibdó, Chocó, integrantes del ELN quemaron un vehículo de carga y bloquearon la vía con otros vehículos privados. No se registraron víctimas.

12 de enero: Barbacoas, Nariño, liberado el comerciante Germán Alonso Bastidas de 41 años, quien estaba secuestrado por el ELN desde el nueve de enero de 2013.

12 de enero: La Montañita, Caquetá, el campesino Héctor Chacón resultó herido al activar accidentalmente una mina en la vereda Unión Peneya.

12 de enero: Barranquilla, Atlántico, Las Águilas Negras amenazaron a 15 líderes comunitarios, sindicalistas y defensores de derechos humanos de este departamento.

14 de enero: San Vicente del Caguán, Caquetá, las FARC pintaron grafitis en las paredes de una escuela de la vereda Puerto Amor.

14 de enero: Anorí, Antioquia, un soldado del Ejército quedó herido al activar accidentalmente un campo minado. No se tiene información del grupo responsable de la instalación de las minas.

14 de enero: Belén de los Andaquíes, Caquetá, el soldado del Ejército Jhon Trujillo Cardozo resultó herido al activar accidentalmente un artefacto explosivo. Se desconocen los responsables de la instalación del artefacto explosivo.

15 de enero: Popayán, Cauca. Un vehículo recolector de basuras fue incinerado por guerrilleros del ELN al parecer producto del no pago de una extorsión.

17 de enero: Arauca, Arauca. Un grupo armado no identificado distribuyó panfletos amenazantes en contra de la población civil.

18 de enero: Tame, Arauca. Miembros del ELN realizaron un retén ilegal, en el que atacaron con armas de fuego el vehículo en el que se desplazaba el diputado del departamento, William Cárdenas.

18 de enero: Colombia. Las Águilas Negras amenazaron a 16 defensores de Derechos Humanos del país, mediante un panfleto enviado al analista León Valencia. En las víctimas amenazadas solo fue identificada la líder de restitución de tierras, Carmen Palencia.

Por su parte, desde el inicio del cese unilateral del fuego, el Ejército ha confirmado la destrucción de ocho campamentos abandonados de las FARC en Arauca, Meta y Caquetá, sin que se reporten combates, víctimas mortales o heridas.

Combates:

En cuanto a combates confirmados, se han registrado en este período del cese tres enfrentamientos entre el Ejército y las FARC, sin embargo, con la información suministrada por las fuentes, en ninguno se puede determinar la iniciativa por parte de alguno de los dos grupos:

31 diciembre 2014: En Algeciras, Huila, enfrentamiento entre la compañía Ayíber González perteneciente a la Columna Móvil ‘Teófilo Forero’ de las Farc columna Teófilo Forero, quedando un guerrillero herido y posteriormente fue capturado junto a otro.

13 de enero: Belén de los Andaquíes, Caquetá, en combates entre el Ejército y las FARC, murió el soldado Edward Velasco Medina.

14 de enero: En Baraya, Huila, murieron dos guerrilleros del frente 17, quienes usaban prendas privativas de la Policía.

Violencia política

En materia de este tipo de violencia, CERAC registró un total de 8 eventos en los cuales se reportaron 4 muertos y 1 herido; todos ellos civiles.

5 de enero: En Caloto, Cauca, desconocidos asesinaron a Emiro Medina Velasco, jefe de la Oficina Jurídica de este municipio.

5 de enero: En Curillo, Caquetá, hombres no identificados asesinaron al presidente de la Defensa Civil del municipio, Elver Rojas Toro.

9 de enero: Santander de Quilichao, Cauca, desconocidos asesinaron al líder indígena Oliver Emiliano Trochez, familiar del gobernador indígena del resguardo indígena Guadualito Emiliano Trochez.

9 de enero: Villa Rica, hombres no identificados dispararon contra el vehículo del líder afrocolombiano Ari Aragón, resultando herido su conductor Jesús Enrique Andrade.

12 de enero: Palmira, Valle del Cauca, desconocidos asesinaron a Rubén Arturo Ríos Carrillo, periodista de esta ciudad. No se conocían amenazas en su contra.

16 de enero: Bucaramanga, Santander, desconocidos amenazaron a 10 docentes no identificados. Debieron desplazarse forzadamente de sus lugares de trabajo.

16 de enero: Bogotá. Amenazas por las desconocidos a la Representante a la Cámara por Bogotá, María Fernanda Cabal, a Fernando Vargas Quema, vocero de víctimas y a Jaime Arturo Restrepo Restrepo.

19 de enero: Barrancabermeja, Santander. Desconocidos amenazaron mediante un mensaje de texto a tres sindicalistas de la USO. La única víctima identificada es John Rodríguez Moreno.

Otras violencias

26 diciembre: en Cúcuta, Norte de Santander, hombres no identificados activaron un artefacto explosivo en cercanías a la estación de Policía del barrio Ospina Perez. Siete personas resultaron heridas.

31 diciembre: en Hobo, Huila, desconocidos lanzaron un artefacto explosivo contra una vivienda civil, una persona murió y dos resultaron heridas.

8 de enero: En Florida, Valle del Cauca, desconocidos activaron un artefacto explosivo en la sede de la empresa Acuavalle. Una persona herida.

10 de enero: San Andrés de Cuerquia, Antioquia, desconocidos quemaron un vehículo de pasajeros y bloquearon la vía. Sin víctimas registradas.

12 de enero: San Andrés de Cuerquia, Antioquia: desconocidos quemaron un vehículo de transporte de pasajeros. Sin víctimas registradas.

16 de enero: El Carmen de Bolívar, Bolívar, aparecieron amenazas contra los habitantes en varias casas de los barrios Las Margaritas y El Vergel.

Share