Diario de conflicto y paz, 10 de abril de 2013

Con motivo de la celebración del Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas, ayer se realizó una multitudinaria marcha de apoyo a las víctimas del conflicto armado y a la paz, en la que participaron todo tipo de sectores: desde movimientos políticos y sociales, Gobierno y administraciones locales, hasta personas del común. En contraposición a esta movilización, se registraron siete acciones violentas y, como resultado de ellas, dos policías, un civil y un guerrillero de las FARC murieron; un policía, un civil y dos guerrilleros de las FARC quedaron heridos y cuarenta y un civiles fueron amenazados.

Según fuentes de prensa y fuentes oficiales, en la marcha participaron cerca de un millón cien mil personas en todo el país, siendo Bogotá la ciudad que concentró la mayor cantidad de manifestantes (más de un millón de personas), porque además de la participación de los bogotanos, llegaron más de ochocientos buses procedentes de distintas partes del país. La marcha no tuvo el mismo nivel de participación que las movilizaciones contra las FARC, el 4 de febrero de 2008, en la que se calculó que más de seis millones de personas protestaron contra las acciones cometidas por este grupo guerrillero; o como la del 6 de abril de 2008, que tuvo un registro de más de un millón quinientas mil personas, quienes marcharon en contra del paramilitarismo y los crímenes de Estado.

Una de las razones que puede explicar el número menor de marchantes es la profunda polarización política que existe en el país en torno a las negociaciones de paz con las FARC (los que apoyan los diálogos y los opositores a este proceso). Entre los opositores están algunos grupos políticos de derecha, liderados por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, sectores de izquierda como el Polo Democrático, gremios económicos y otros sectores sociales. Sin embargo, para algunos sectores de opinión, como la Revista Semana, en la marcha se demostró un apoyo popular determinante a las negociaciones que se llevan a cabo en La Habana, Cuba.

En esta movilización se observó un cambio sustancial de objetivo, ya que las anteriores marchas tuvieron la finalidad de expresar un rechazo “en contra de” (FARC, paramilitares). El objetivo de esta movilización, por el contrario, fue el de apoyar la paz.

Violencia asociada al conflicto

FARC

Se registraron dos acciones violentas y un combate. En el casco urbano de El Charco, Nariño, un grupo de policías que hacía una requisa identificó a cuatro hombres integrantes de las FARC. Los guerrilleros dispararon contra la patrulla y como resultado murió un uniformado y quedaron heridos un policía y un guerrillero. En zona rural de Orito, Putumayo, las FARC dinamitaron un tramo del oleoducto Transandino, provocando un derrame de crudo en una fuente hídrica, lo cual generó un grave daño ambiental. Por último, en Piamonte, Cauca, se registró un combate contra el Ejército en el cual resultó un guerrillero muerto y dos más heridos.

Neoparamilitares

Representantes de la Mesa Departamental de Víctimas denunciaron que en un correo electrónico Los Rastrojos amenazaron de muerte y declararon objetivo militar a veinte líderes de restitución de tierras del departamento del Cesar. En Manizales, Caldas, el presidente del sindicato Sintralecol denunció amenazas de muerte del grupo neoparamilitar Los Rastrojos. Estas amenazas se realizaron mediante llamadas telefónicas y correos electrónicos; en ellos, le dicen que abandone su cargo o de lo contrario atentarán contra su vida y la de su familia.

No identificado

El Personero de Cali, Valle del Cauca, manifestó su preocupación por la seguridad de veinte líderes de desplazados de la ciudad, debido a las continuas amenazas de muerte recibidas por desconocidos. El Personero instó a los organismos de seguridad a aumentar los mecanismos de protección a estas personas. En Barranquilla, Atlántico, desconocidos atentaron contra el concejal Juan José Vergara (ver evento destacado).

Noticias de la negociación

El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer que los diálogos de paz con el ELN, se podrían iniciar próximamente, indicó: “Porque creo en el futuro del país y porque veo que los colombianos están ante una gran oportunidad, tomé la difícil decisión de iniciar un proceso de paz con las FARC y espero poder hacer lo mismo con el ELN, más pronto que tarde”.

Herido en atentado concejal de Barranquilla

En zona urbana de la ciudad de Barranquilla, Atlántico, desconocidos dispararon contra el vehículo en el que se movilizaba el concejal Juan José Vergara Díaz, quien resultó herido y ahora se recupera en un hospital local. En este atentado murió su escolta, el policía Jean Carlos Velandia Guerrero. Las autoridades capturaron a una persona que al parecer está relacionada con el atentado y, aunque continúan investigando el evento, presumen que fue ordenado por miembros del grupo neoparamilitar Oficina de Envigado.

Share